Para los amantes de la tradición: Benicàssim, ayer y hoy