Iglesia Parroquial Santo Tomás de Villanueva

Patrimonio

La obra de construcción de esta iglesia se inició en 1969 y finalizó en 1776 a expensas del Ilustrado Don Francisco Pérez Bayer, lo que propició que a su alrededor se fueran agrupando casas en pleno siglo XVIII.

La planta es rectangular con forma de cruz latina. Su altar mayor está dedicado a Santo Tomás de Villanueva desde noviembre de 1781 y su estilo de construcción fue uno de los primeros ejemplos de arquitectura neoclásica en Castellón.
Su parte superior está dominada por un gran cuadro del pintor segorbino Camarón, de quien son también el resto de los cuadros y frescos que existen en la cúpula.

Los dos altares laterales están dedicados al Sagrado Corazón de Jesús y a Nuestra Señora del Rosario. Los cuatro frescos existentes en la cúpula representan a los arcángeles San Rafael, San Miguel, San Gabriel y al Ángel de la Guarda. Al exterior destaca la fachada de composición rectangular, estructurada en dos cuerpos. El cuerpo inferior es de mayor altura separados ambos por un entablamento.

De rigurosa simetría y proporción se ordena con pilastras dóricas en ambos cuerpos, el inferior tiene en su parte central la portada, mientras que en el superior central una ventana adintelada. Se remata la fachada por un frontón triangular. La fábrica de la iglesia es de mampostería y sillares en algunas zonas. La cubierta exterior es en la nave central a dos aguas con teja árabe, mientras que, en las dependencias anejas, paralelas a la nave central es a un agua también con teja.